Así es el plan bipartidista para reformar la inmigración. A Trump le parece “horrible”

El senador republicano Lindsey Graham y el demócrata Richard Durbin encabezan un grupo bipartidista que la semana pasada llego a un acuerdo para reformar el sistema migratorio estadounidense. Llevaron el texto a la Casa Blanca, donde fue rechazado por el presidente, Donald Trump, en una reunión que ha pasado a la historia por sus insultos a determinados paises. Hoy, en una entrevista a la agencia de noticias Reuters, Trump ha calificado la propuesta como “horrible”. “Es lo contrario a lo que prometía en campaña”, ha añadido.

Los senadores han presentado hoy la propuesta. Éstas son sus claves:

Seguridad fronteriza. El plan satisface la exigencia republicana de reforzar el presupuesto de seguridad en la frontera con México, y el requerimiento de Trump de fundar la primera fase de la construcción de un muro. Otorga para ello 2.700 millones de dólares, de los que 2,000 se dedicaría específicamente al muro.

Lotería de diversidad. Se elimina este sorteo anual de 50.000 visados. La mitad de esos permisos de residencia se destinan a países “prioritarios” porque tienen menos inmigrantes aquí, instaurando un sistema de méritos para seleccionar a los individuos, en lugar de hacerlo al azar. Ese sistema de méritos es una de las peticiones fundamentales de Trump, que quiere valorar a los inmigrantes por su nivel de inglés, educación, capacidad profesional, etcétera. La otra mitad de visados se destinarían a los países que ahora tiene un estatus de protección especial o lo acaban de perder (El Salvador, Nicaragua, Haití, y quizá Honduras), hasta poder dar la residencia a todos los inmigrantes que la perderán al desaparecer ese TPS; luego, esos visados se unirían a los otros por sistema de méritos.

Soñadores. El plan otorga la residencia y permiso de trabajo a los soñadores, abriendo una ruta de 12 años para darles la ciudadanía. Se podrían beneficiar todos aquellos jóvenes que entraron en el país antes del 15 de junio de 2012, y no tienen antecedentes criminales graves, entre otros requisitos. Además, sus padres conseguirían un permiso de tres años renovable, y podrían trabajar, aunque nunca lograrían la ciudadanía.

Visados de reunificación familiar. Los residentes con green card sólo podrían esponsorizar a sus cónyuges e hijos solteros de menos de 21 años. Eso liberaría 26.266 visados al año que ahora se otorgan a familiares indirectos, según el plan, que se dedicarían a dar nuevos permisos para traer al país a familiares directos.

 

Por: Noticias Telemundo